Tips y consejos para la escalada en roca

Este post pretende hacer un repaso general de consejos y buenas prácticas para la iniciación en la escalada. Enumeraremos diferentes puntos que afectan a los distintos ámbitos de la escalada. Son temas que consideramos ha tener en cuenta, sobre todo los que conciernen a la seguridad, la escalada deportiva no tiene por que ser peligrosa si se hace todo correctamente, pero cualquier despiste se puede pagar muy caro, por lo que hay que poner especial atención en este aspecto.

Consejos sobre la técnica

  1. Sube con los pies. Esta es quizás la técnica más importante, y la más pasada por alto por los principiantes. La parte inferior de nuestro cuerpo es mucho más fuerte que la parte superior y, en la medida de lo posible, mientras escalas, concéntrate en mantener el peso de tu cuerpo siempre sobre tus pies.
  2. Mantén tu peso sobre tu esqueleto: cuando cuelgues de las presas, intenta mantener los brazos rectos o muy ligeramente flexionados, en lugar de mantenerlos flexionados en todo momento y mantén tu cuerpo muy pegado a la pared. De esta manera, tus músculos tienen la oportunidad de descansar en lugar de estar constantemente en tensión. Se trata de ahorrar energía.
  3. Mueve los pies con eficiencia: Cuando escalamos a menudo nos asustamos, tenemos prisa o nos sentimos cansados y pataleamos o raspamos la pared con los pies sin ninguna precisión. Desperdiciamos muchísima energía en acertar a poner el pie donde debemos, y cuando lo conseguimos, apenas lo tocamos, no ejercemos la fuerza suficiente para que el pie se quede suficientemente anclado, al no tenerlo bien fijado, no nos da confianza y seguimos apretando más de lo debido con nuestros dedos y brazos. La próxima vez que vayas a escalar, busca una ruta que esté por debajo de tu límite e intenta focalizar tu atención en escalar con los pies lo más preciso y suave posible. Elige un punto de apoyo, coloca el pie en él con solidez, apoya todo el peso de tu cuerpo y da un paso adelante, todo con la máxima delicadeza y calma.
  4. Descansa y respira profundo cada vez que te sea posible: ¿Alguna vez has tenido la pierna de Elvis, cuando estás asustadx o cansadx y tu pierna no deja de temblar? Este es el resultado de la falta de oxígeno en el cuerpo. Respira profundamente con cada movimiento mientras subes y descansas. La respiración también es una técnica esencial para calmar la mente y concentrarse. Mientras escalas descansa siempre que puedas, descansar es quizás tan importante como cualquier otra habilidad para escalar. En una ruta larga, cuando te encuentres en una postura cómoda, deja caer uno o ambos brazos y aprovecha la oportunidad para sacudir los músculos de los brazos y así estimular la circulación y facilitar la recuperación, y mientras, aprovecha para analizar la ruta y preveer los siguientes pasos.
  5. Trabaja tu core y tu flexibilidad: trabaja en la construcción de un core fuerte para el equilibrio y la estabilidad en la pared. A veces, por mucho que queramos que sea involuntario y hacerlo “según escalamos”, ejercitar el core tendrá que ser una decisión consciente, y nos vendrá bien trabajarlo de manera específica. Podemos decir exactamente lo mismo de la flexibilidad, por supuesto los estiramientos son absolutamente necesarios, sobre todo después de cada sesión de escalada (hay que tener en cuenta que a nivel muscular y de articulaciones estamos hablando de un deporte extremadamente agresivo), pero aparte de esto el trabajar de manera específica la flexibilidad hará que notemos considerablemente una mejora en la fluidez de nuestro cuerpo mientras escalamos.
  6. Participa en un diálogo interno positivo: Hay un enorme componente mental en la escalada que es esencial reconocer. Intenta abstraerte de todo lo que te rodea para centrarte única y exclusivamente en la progresión de tus movimientos mientras escalas. Si el miedo es tu gran problema, aprende a identificar de la manera más objetiva posible el contexto de tu seguridad. Habla del miedo y naturaliza el miedo, por que sencillamente es así, el miedo es natural, y si hablas de ello, pronto verás que no hay ni una sola persona que no sienta miedo, es cuestión de aprender a gestionarlo. La escalada tiene un componente emocional muy alto que a veces nos hará sufrir (miedo) y otras disfrutar (chute de autoestima).
nudo 8 doble, tips y consejos de seguridad - muskers
El nudo 8 doble, el más utilizado en la escalada deportiva

Consejos de Seguridad

Recomendamos encarecidamente asistir a un curso impartido por profesionales antes de intentar escalar o asegurarte por tu cuenta. La escalada es potencialmente peligrosa, aunque cuando se hace correctamente puede ser muy segura. Aún después de haber aprendido las técnicas básicas, sigue siendo de vital importancia estar al tanto de la seguridad en todo momento. Antes de subirte a tu primera vía, o antes de pasar de escalar a descender/rappelar, hay una serie de maniobras de seguridad que deben conocerse.

  • Los escaladores y aseguradores deben verificar que cada uno de sus arneses esté debidamente colocado y ajustado, y que sus cascos estén abrochados correctamente.
  • Los escaladores deben verificar que la cuerda esté correctamente dispuesta a través del dispositivo de aseguramiento, y que el mismo dispositivo esté correctamente enlazado al anillo del arnés mediante un mosquetón de seguridad con la rosca cerrada.
  • Los aseguradores deben revisar el nudo de su escalador para asegurarse de que sea una figura de 8 adecuada y esté apretado cerca de su arnés.
  • El escalador y el asegurador deben asegurarse de conocer el plan para cuando el escalador alcance la reunión (punto donde finaliza la ruta o se reunen los dos escaladores tras terminar un largo en el caso de vias de varios largos). ¿Se bajará el escalador o se hará rappel? La confusión en esta maniobra ha sido el resultado de muchos accidentes y se puede evitar con una simple conversación.
  • Se deben de poner en común los códigos de escalada que utilizará la cordada. ¿Qué dirá el escalador si quiere que la cuerda esté más apretada? ¿Qué dirán si están listos para bajar? Conviene acordar un conjunto de códigos cortos, claros y concisos para una comunicación eficiente.
  • Hay que poner especial atención en el cuidado del material de escalada. Mirar con atención las instrucciones del fabricante en cada caso y sustituir el material si se observa algún deterioro importante.
  • Elegir rutas de escalada cuya dificultad vaya en concordancia con el nivel de cada uno, no tener prisa por subir de grado y no tomar como referencia las capacidades de otros escaladores. Meternos en vías que no estén a nuestro alcance puede hacernos en pasar un mal rato, llevarnos a fustraciones y quitarnos las ganas de seguir escalando…Es importante centrarse en la diversión y en el disfrute, más allá de los números, hay de todo y para todos los perfiles, elige bien, merece la pena.
El estilo de vida que ofrece la escalada es único, para disfrutar de él mantén tu mente abierta y actúa con respeto y cercanía

Consejos de comportamiento

  • Una actitud positiva es muy útil. Los gimnasios de escalada y las zonas de escalada en roca están cada vez más concurridos y el deporte es cada vez más social. Como principiante, intenta sumar y cohesionar a la comunidad teniendo interacciones amistosas y positivas con quienes te rodean. La comunidad escaladora ofrece un entorno único para compartir y disfrutar en libertad!
  • Ten cuidado de seguir los principios de Leave No Trace (no dejar ningún rastro). A menudo escalarás en entornos naturales muy frágiles; déjalos como los encontraste. Respeta los cierres, recoge tu basura, permanece en los senderos y aparca y acampa en áreas establecidas para ello.
  • Al escalar en una zona popular, no monopolices una ruta. Si otros quieren escalar la ruta en la que tú te encuentras, ofrece a otros la oportunidad de usar tu cuerda.
  • En la misma línea, trata de viajar en pequeños grupos de 2-4 personas. Los grupos grandes pueden ser muy molestos y pueden monopolizar injustamente un sector entero.
  • Cuando subas a lo alto de un muro o pico, ten cuidado con los escaladores que se encuentran debajo. No dejes caer rocas ni equipo, y ten cuidado al escalar en terreno suelto para no mover nada. Si finalmente se te cae una roca o parte de tu material, grita a pleno pulmón para avisar a tiempo a los que se encuentran abajo.
  • Cuando estés detrás de un grupo más lento en una subida de varios largos, pide permiso educadamente antes de pasar, si te dan permiso pasa con cuidado y consideración. Ten una conversación con la otra parte y pasa solo si es seguro.
  • La seguridad es lo primero. Si un escalador experimentado en un peñasco o en una escalada busca darte un consejo, aprovecha la oportunidad y estate abiertx a escucharlo. Se necesitan años para aprender los secretos (literalmente) de la escalada, y hay mucho que podemos aprender de los demás si queremos.
  • Respeta: La escalada siempre ha sido una actividad muy comunitaria y muy vinculada a la naturaleza. Una actividad donde siempre de manera colectiva se ha priorizado el entorno donde se realiza dicha actividad sobre la propia actividad. Los últimos años la escalada está sufriendo un boom que sí es positivo en muchos aspectos, no lo está siendo tanto en otros. Hay muchas zonas de escalada que están sufriendo una saturación descontrolada de visitantes que inevitablemente esta desembocando en una degradación de entornos naturales de gran valor, hasta el punto de tener que cerrar estas zonas a lxs escaladorxs. Es de vital importancia transmitir a las nuevas generaciones el respeto escrupuloso por los ecosistemas donde se escala (no dejar jamás ningún rastro de nuestra visita), como por las costumbres y culturas locales. Muchas veces las zonas de escalada se encuentran en terrenos privados, debemos cerrar puertas, no aparcar donde nos de la gana, si vemos que un entorno ya se encuentra hasta arriba de gente, optar por otra zona… No hacer ruido, son cosas de sentido común, la gente debe entender que la montaña no es ni de lejos una extensión de su gimnasio.

Consejos Generales

tabla de estiramientos para escalada - muskers
Tabla de estiramientos para escalada

La seguridad, el equipo y la logística pueden abrumar al nuevo escalador, pero una vez aclarados estos puntos y superadas las incertidumbres, un nuevo escalador puede comenzar a disfrutar del deporte. Dejando a un lado toda la jerga técnica, te dejamos con nuestros cuatro principales consejos mientras te embarcas en tu viaje con la escalada:

  1. Tómate un descanso y estira siempre que puedas y calienta antes de cada sesión: escalar es DIFÍCIL e inicialmente usarás músculos que permanecen inactivos en tu cuerpo. Antes de empezar una sesión calienta tu cuerpo, para ello diseña un sencillo “programa de calentamiento” que implique sencillos ejercicios, y estira correctamente para soltar tendones y articulaciones antes de empezar. Empieza con pasos muy fáciles y poco a poco ve subiendo de dificultad. Estira después de cada sesión y si puedes a las noches antes de acostarte, te ayudará incluso a descansar mejor. No te esfuerces continuamente “al máximo” o correrás el riesgo de lesionarte. Y descansa, escucha tu cuerpo y cuando pida descanso dale descanso, según dicen es la parte más importante del entrenamiento. Disfruta del proceso y se paciente; no pasará mucho tiempo antes de que te sientas mucho más “sueltx” y eficiente, recuerda que el viaje es tan importante como el destino.
  2. Como en tantos otros deportes, ”El mejor escalador es el que más se divierte«. No se trata de los números o las cumbres, se trata de disfrutar de la escalada, de los lugares, de la gente, en definitiva del momento.
  3. Encuentra compañerxs de cordada fiables y seguros: Por supuesto insistimos que la seguridad es lo primero, y es básico el que confiemos en la persona que nos está asegurando, pero también es importante elegir compañerxs con las que realmente nos sintamos bien y nos divirtamos, así aprovechamos el momento de la escalada para disfrutar de la compañía y de los buenos momentos que nos proporciona esta. Las experiencias que tendrás con tus compañerxs crearán vínculos afectivos y cambiarán tu vida, y pueden conducir a amistades profundas y duraderas.
  4. No huyas del miedo, intenta gestionarlo. El miedo siempre está ahí, no lo neguemos, comprendámoslo y aprendamos a convivir con él. Un escalador sin miedo no existe, y es importante expresar y naturalizar el miedo.
  5. Deja que las lecciones de la escalada se extrapolen a otros ámbitos de tu vida. Escalar puede ser una muy buena referencia vital: de paciencia, de empoderamiento, de autoconocimiento, de resolución de problemas, de cuidado personal, de lidiar con las emociones y la comunicación y mucho más. A medida que aprendas lecciones sobre la roca, verás que se irán también reflejando en tu vida diaria.